Mi carrito

Cerrar

¿Cada cuanto tiempo debo cambiar el cartucho de mi Pod?

¿Cada cuanto tiempo debo cambiar el cartucho de mi Pod?

Hay una pregunta que todo vapeador que se inicia se ha hecho alguna vez, ¿cuánto duran las resistencias de mi dispositivo? La verdad es que no hay una regla fija, pero vamos a daros algo de información que os pueda aclarar las ideas. Normalmente, o al menos así ocurría hace algunos años, los dispositivos y atomizadores que utilizan resistencias intercambiables suelen ser más económicos que aquellos en los que cuando termina la vida útil de la resistencia hay que cambiar el cartucho al completo.

Vamos a tratar este tema desde dos puntos de vista diferentes. El primero desde los desechables, que son cartuchos o tanques que llevan las resistencias integradas y que aunque se puede rellenar de líquido pero no cambiar la resistencia. Por otro lado, veremos también los atomizadores tradicionales (así como algunos Pods) que disponen de resistencias que pueden cambiarse sin necesidad de cambiar el tanque o cartucho.

Muchos de los cartuchos que hay actualmente en el mercado son rellenables pero aún así, son desechables. Normalmente suele tratarse de dispositivos tipo Pod, aunque también existen algunos fabricantes que lo están haciendo así para mods tradiciones cuyos atomizadores vienen con resistencias integradas no recambiables.

Habitualmente, estos sistemas son preferibles a los sistemas cerrados por diversas razones, como por ejemplo poder escoger entre una mayor cantidad de sabores y niveles de nicotina, o por disponer de la posibilidad de rellenar de líquido una vez que se nos ha terminado la carga de líquido (hasta que la resistencia pierde su vida útil).

Muchos de los cartuchos y tanques están diseñados para ser usados unas 6-8 recargas, aunque como con todo lo relacionado con el vapeo, la duración puede variar dependiendo de distintos factores. El líquido que uses, por ejemplo, juega un factor importante en la vida de la resistencia. Los líquidos más densos y los sabores más dulces suelen consumir antes las resistencias que líquidos menos densos y sabores afrutados.

Los sabores son otro de los factores a tener en cuenta, sobre todo si cambiamos constantemente de sabores. Ya que es posible que se queden residuos de un sabor en el tanque y que influyan en el siguiente. Si sueles usar un sabor o sabores que se complementan bien, no has de preocuparte y puedes seguir usando el cartucho hasta que notes que ya no transmite bien el sabor, genera mucha menos cantidad de vapor o el líquido empieza a dar sabor a quemado. Cuando pase cualquiera de estas opciones, sabrás que ha llegado el momento de cambiar el cartucho.

La mayor parte de atomizadores actualmente, así como muchos Pods, poseen resistencias reemplazables. La misma regla sobre los sabores se aplica a este tipo de resistencias. Es preferible no mezclar muchos líquidos, aunque este tipo de atomizadores y cartuchos suelen ser más fáciles de limpiar, y cuando den señales de desgaste (falta de sabor, vapor o sabor a quemado) es el momento de cambiarlas. Si fueras a hacer un cambio drástico de sabor (pongamos por ejemplo que estás usando un sabor a tabaco con frutos secos y quieres pasar a un sabor a batido de frutas tropicales, sería preferible quitar la resistencia y guardarla temporalmente en una bolsa hermética de plástico, después lavar cuidadosamente el tanque y finalmente utilizar una nueva resistencia).

En este texto estamos hablando de la vida útil de las resistencias teniendo como medida las veces que se rellena el tanque, por una razón, es posible que un vapeador, por la potencia a la que vapea, el ohmiaje de la resistencia que esté utilizando, los líquidos que utiliza y su forma de vapear, rellene el tanque dos veces al día, mientras que otros vapeadores, sobre todo usuarios de Pods y dispositivos con baja potencia, pueden pasar dos días sin problema con el mismo tanque. Por eso es difícil hablar de la duración de una resistencia en cuestión de días. Podríamos decir, siempre grosso modo, teniendo en cuenta todo lo que acabamos de decir, que una resistencia sub-ohm de kanthal suele durar entre 5 y 7 días (dependiendo de los distintos factores ya mencionados), y las resistencias estándar por encima de 1.0ohm, vienen durando entre 10 y 14 días, pero todas estas previsiones son puramente orientativas ya que dependen de multitud de factores relacionados con los dispositivos y las propias experiencias de vapeo.

Sin duda, uno de los factores más importantes relacionado con la vida útil de la batería es el cuidado responsable del dispositivo. Sobre todo no vapear a una mayor potencia del rango que recomienda la propia resistencia, o no dejar que el tanque se quede sin líquido (es preferible rellenar cuando veamos que le queda aproximadamente un cuarto de la capacidad del atomizador), para evitar que el algodón no esté bien empapado y quememos la resistencia mucho antes de lo que deberíamos. Consejos como no vapear líquidos demasiado densos, no dar muchas caladas seguidas o no abusar de los líquidos extra dulces son ideas que podemos aplicar para que nuestras resistencias alarguen su vida útil. Sobre todo, recuerda que cambiar de vez en cuando de resistencias sigue siendo más económico que un paquete de cigarrillos, por lo que siempre es mejor no forzar al máximo las resistencias y disfrutar así del mejor sabor y una óptima experiencia de vapeo.

0 comentarios

Deja un comentario

Todos los comentarios del blog se verifican antes de publicar

Suscribete

Ingresa tu correo electronico

x